GALLETAS DE VAINILLA Y QUESO ''FILADELFIA''





     Muchas veces nos jactamos de tener una lengua que se pronuncia igual que se escribe, entonces ¿por qué pronunciamos "Filadelfia" y no "Piladelpia"? Por eso tengo que gritarle a mi madre un "ole tu coño" mu grande porque para ella, el mejor cantante del mundo es RAPAEL.
     La cosa tiene su explicación porque en los idiomas derivados del latín, los grupos de consonantes ch, ph y th se leían respectivamente como k, f y t, pero lo cierto es que la Real Academia Española, fundada en 1713, suprimió la utilización de dichos grupos en 1754, introduciendo las reglas de acentuación, por lo que en la actualidad no existen en nuestro idioma y no induciría a confusión frases como:
     -Si me comes la phicha, te cuentas veinte, o bien
     -Adolpho, déjate de tonterías que me vas a meter el phalo en el ojo.     

      Una vez analizada y debatida ésta tontá, tengo que contaros mis conclusiones respecto de éstas galletas que a mi entender, se apartan un poquitín de lo que podemos entender por galleta en sí (pastel horneado y seco, hecho a base de harina, mantequilla u otro tipo de grasa, azúcar y a menudo huevos,  del tamaño de un bocado que puede conservarse varios días).
     Pues bien,  lo más característico de las mismas es que no llevan azúcar en su elaboración (aunque sí para el rebozado como veremos), por lo que estamos ante unas galletas nada empalagosas y con una textura hojaldrada que las hacen únicas.




INGREDIENTES:

  • 100 grs. de mantequilla a dados y a temperatura ambiente.
  • 200 grs. de queso Philadelphia.
  • 250 grs. de harina de repostería.
  • 1 cta. de esencia de vainilla.
  • 80 grs. de azúcar.
  • 1 pizca de sal.
ELABORACIÓN:

  1. Con una varillas, batimos la mantequilla, el queso Philadelphia, la esencia de vainilla y la sal.
  2. Añadimos la harina y amasamos hasta conseguir una masa uniforme.
  3. Disponemos la masa encima de un pliego de papel de hornear. Cubrimos con otro papel y vamos estirando con un rodillo, dándole forma rectangular y de unos 2-3 cms. de grosor e introducimos en el frigorífico durante 30 minutos.
  4. Sacamos y espolvoreamos la masa con 3 cucharadas de azúcar y enrollamos.
  5. Vamos cortando galletas del grosor deseado, las vamos rebozamos en el resto de azúcar y disponiendo en una bandeja de horno
  6. Introducimos al horno precalentado a 200º durante 20 minutos o hasta que estén doraditas.
  7. Dejamos enfriar sobre una rejilla.



Fuente: Ma Petite Boulangerie

 
todareceta.co
Top blogs de recetas
Top blogs de recetas
Todareceta.pe
Top blogs de recetas
todareceta.co.ve
Top blogs de recetas

Mis recetas en:

Descárgate el libro: RECETAS SENCILLAS PARA GENTE SOLIDARIA